viernes, 15 de mayo de 2009

No es el príncipe del cuento...

Lo primero: Feliz día del seguro a todos!! XD (Realmente fue ayer, pero ya se sabe... XD).

Ahora, vayamos a lo serio... XD Hace unos días vimos en clase la película "Wall Street", de Oliver Stone, con Michael Douglas (su padre era mucho mejor actor de lo que él será nunca) y Charlie Sheen. película en la que se hace referencia a múltiples conceptos que he ido conociendo en estos años de estudio... Y hoy me apetece hablaros de una figura que en esa película tiene bastante peso y, en la realidad, también.

Pongamos un supuesto actual, antes de nada, para que sea más cercano.

Una chica, llamémosla A está en una discoteca cuando se ve abordada por un típico chulito-playa machacado en el gimnasio, al que vamos a llamar B.

Podríamos decir que B es como Gastón en "La bella y la bestia" y A es Bella. Vamos, que A no tiene interés ninguno en irse con B, pero éste la avasalla.

Sin embargo, en esa misma discoteca está C, un muchacho al que A a lo mejor sólo conoce de vista o, a lo mejor, ha intercambiado un par de palabras con él simplemente... Pero A está tan desesperada que decide pedir a C que se haga pasar por su pareja para librarse de B. C accede, ella así logra salir de la discoteca, le da las gracias a C y se larga.

Bien, pensemos en términos más "medievales", donde A es una princesita, B es un ogro y C es un caballero...

De hecho, de caballeros va la cosa. De caballeros blancos, para hablar con propiedad.

¿Qué es un caballero blanco? El que salva a A de las garras de B.

Como dato adicional, hay que decir que A, B y C son empresas.

En este contexto, tenemos una OPA de B sobre A. ¿Qué es una OPA? Una Oferta Pública de Adquisición. Es decir, si yo soy una empresa y tú, lector, eres otra, yo te llego y te digo "quiero comprarte". Si tú estás de acuerdo, se trata de una OPA amistosa, donde entre ambas entidades se acordará el precio, etc... Pero si tú no estás de acuerdo, entonces yo iré a tus accionistas diciéndoles "quiero comprar vuestras participaciones a este precio" y ellos decidirán si venden o no, lo que se conoce como OPA hostil.

Pongamos un ejemplo real de hace no demasiado tiempo.

¿Alguien se acuerda la OPA que realizó Gas Natural sobre Endesa?

En este caso, Endesa es nuestra A, nuestra chica a la que Gas Natural (nuestro B) no deja en paz...

Sin embargo, por motivos que mezclan la política, la economía y no sé cuántos aspectos más, Endesa no quería ser comprada y decidió buscarse un caballero blanco que comprara parte de las acciones para evitar que Gas Natural se hiciera con su control...

Es decir, tú buscas a un caballero blanco para que haga una contraoferta dando un precio superior por cada acción, de forma que los accionistas prefieren vender a éste en vez de a la avasalladora... Eso sí, habiendo pactado unas condiciones... Es decir, el caballero blanco, aunque compre, se compromete a no "amenazar" la autonomía de la empresa "salvada".

La verdad es que no sé si fue Endesa la que buscó a un caballero blanco o fue el caballero blanco quien se ofreció... El caso es que así apareció en escena E.ON.

Sí, E.ON, de primeras, fue a salvar a Endesa de Gas Natural... ¿Por qué no se acabó ahí el culebrón?

Sencillo... El caballero blanco comenzó a informarse sobre Endesa... Y se dio cuenta de que Endesa era un caramelito muy deseable... Vamos, que el "salvador" se enamoró hasta las trancas de la muchacha y decidió avasallarla a su vez después de haberla librado del primer moscón.

E.ON realizó otra OPA hostil contra Endesa...

Al final, después de muchas vueltas, Endesa terminó siendo comprada (mediante otra OPA, ésta no recuerdo si amistosa u hostil) por dos compañías, Acciona y Enel, que terminaron como el rosario de la aurora...

A ver, claro que dos empresas pueden aliarse para realizar una OPA, pero para que eso salga bien, la estrategia de ambas, la finalidad de la OPA para ambas, debe ser similar... Lo que no ocurría en el caso que nos ocupa...

Finalmente, Acciona vendió su participación y es Enel quien controla a Endesa desde entonces.

En el fondo, el mundo de las empresas, de las finanzas, etc., está curioso y todo XD Ya os contaré más movidillas, como la aventura del auditor que no quiso firmar las cuentas de la Caja de Castilla la Mancha, que es bastante reciente...

Por lo pronto, os dejo la entrada de la Wiki sobre toda la movida de Endesa: OPAS sobre Endesa.

martes, 12 de mayo de 2009

¿Por qué admiro a ciertas culturas?

Quienes me conocen mejor ya saben que tengo cierta debilidad por los indios norteamericanos... Vale, en general por las culturas precolombinas de toda América, pero quizás porque son los que más conozco, los norteamericanos se llevan la palma...

Quienes me conocen mejor ya saben que admiro a esas culturas que se consideran una con el entorno que les rodea, que no se creen por encima de todo, sino parte de todo.

Quienes me conocen mejor ya saben la rabia que me provoca que los indios norteamericanos hoy en día estén poco mejor que si estuvieran enjaulados en un zoo.

Hoy os dejo algo que seguramente conoceréis, aunque sea de oídas. Una carta que a mí me llega muchísimo cada vez que la leo... La carta que escribió el jefe Seattle al presidente de los Estados Unidos de América, que en 1854 era Franklin Pierce, en respuesta a la oferta de comprar las tierras de la tribu Suwamish.

¿Por qué admiro a esta cultura? La respuesta está entre esas líneas (es larguito, pero merece la pena):

El Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras. El Gran Jefe también nos envía palabras de amistad y buena voluntad. Apreciamos esta gentileza porque sabemos que poca falta le hace, en cambio, nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta, pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego y tomarse nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington podrá confiar en lo que dice el Jefe Seattle con la misma certeza con que nuestros hermanos blancos podrán confiar en la vuelta de las estaciones. Mis palabras son inmutables como las estrellas.

¿Cómo podéis comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo del agua. ¿Cómo podríais comprarlos a nosotros? Lo decimos oportunamente. Habeis de saber que cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada hoja resplandeciente, cada playa arenosa, cada neblina en el oscuro bosque, cada claro y cada insecto con su zumbido son sagrados en la memoria y la experiencia de mi pueblo. La savia que circula en los árboles porta las memorias del hombre de piel roja.

Los muertos del hombre blanco se olvidan de su tierra natal cuando se van a caminar por entre las estrellas. Nuestros muertos jamás olvidan esta hermosa tierra porque ella es la madre del hombre de piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las fragantes flores son nuestras hermanas; el venado, el caballo, el águila majestuosa son nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia. "Por eso, cuando el Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras, es mucho lo que pide. El Gran Jefe manda decir que nos reservará un lugar para que podamos vivir cómodamente entre nosotros. El será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por eso consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Mas, ello no será fácil porque estas tierras son sagradas para nosotros. El agua centelleante que corre por los ríos y esteros no es meramente agua sino la sangre de nuestros antepasados. Si os vendemos estas tierras, tendréis que recordar que ellas son sagradas y deberéis enseñar a vuestros hijos que lo son y que cada reflejo fantasmal en las aguas claras de los lagos habla de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.

Los ríos son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Los ríos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras, deberéis recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y hermanos de vosotros; deberéis en adelante dar a los ríos el trato bondadoso que daréis a cualquier hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de ser. Le da lo mismo un pedazo de tierra que el otro porque él es un extraño que llega en la noche a sacar de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermano sino su enemigo. Cuando la ha conquistado la abandona y sigue su camino. Deja detrás de él las sepulturas de sus padres sin que le importe. Despoja de la tierra a sus hijos sin que le importe. Olvida la sepultura de su padre y los derechos de sus hijos. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano el cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender, como si fuesen corderos y cuentas de vidrio. Su insaciable apetito devorará la tierra y dejará tras sí sólo un desierto.

No lo comprendo. Nuestra manera de ser es diferente a la vuestra. La vista de vuestras ciudades hace doler los ojos al hombre de piel roja. Pero quizá sea así porque el hombre de piel roja es un salvaje y no comprende las cosas. No hay ningún lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ningún lugar donde pueda escucharse como se abren las hojas de los árboles en primavera o como aletean los insectos. Pero quizá sea así porque soy un salvaje y no puedo comprender las cosas. El ruido de la ciudad parece insultar los oídos. ¿Y qué clase de vida es cuando el hombre no es capaz de escuchar el solitario grito de la garza o la discusión nocturna de las ranas alrededor de la laguna? Soy un hombre de piel roja y no lo comprendo. Los indios preferimos el suave sonido del viento que acaricia la cala del lago y el olor del mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado por la fragancia de los pinos.

El aire es algo precioso para el hombre de piel roja porque todas las cosas comparten el mismo aliento: el animal, el árbol y el hombre. El hombre blanco parece no sentir el aire que respira. Al igual que un hombre muchos días agonizante, se ha vuelto insensible al hedor. Mas, si os vendemos nuestras tierras, debéis recordar que el aire es precioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con toda la vida que sustenta. Y, si os vendemos nuestras tierras, debéis dejarlas aparte y mantenerlas sagradas como un lugar al cual podrá llegar incluso el hombre blanco a saborear el viento dulcificado por las flores de la pradera.

Consideraremos vuestra oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, pondré una condición: que el hombre blanco deberá tratar a los animales de estas tierras como hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de conducta. He visto miles de búfalos pudriéndose sobre las praderas, abandonados allí por el hombre blanco que les disparó desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como el humeante caballo de vapor puede ser más importante que el búfalo al que sólo matamos para poder vivir. ¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales hubiesen desaparecido, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu. Porque todo lo que ocurre a los animales pronto habrá de ocurrir también al hombre. Todas las cosas están relacionadas entre sí.

Vosotros debéis enseñar a vuestros hijos que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, debéis decir a vuestros hijos que la tierra está plena de vida de nuestros antepasados. Debéis enseñar a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñados a los nuestros: que la tierra es nuestra madre. Todo lo que afecta a la tierra afecta a los hijos de la tierra. Cuando los hombres escupen el suelo se escupen a sí mismos.

Esto lo sabemos: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia.

El hombre no tejió la trama de la vida; él es sólo un hilo. Lo que hace con la trama se lo hace a sí mismo. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, queda exento de destino común. Después de todo, quizás seamos hermanos. Ya veremos. Sabemos una cosa que quizás el hombre blanco descubra un día: nuestro Dios es el mismo Dios. Ustedes pueden pensar ahora que Él les pertenece lo mismo que desean que nuestras tierras les pertenezcan; pero no es así. Él es el Dios de los hombres y su compasión se comparte por igual entre el piel roja y el hombre blanco. Esta tierra tiene un valor inestimable para Él y si se daña se provocaría la ira del Creador. También los blancos se extinguirán, quizás antes que las demás tribus.

Si contamináis vuestra cama, moriréis alguna noche sofocados por vuestros propios desperdicios. Pero aún en vuestra hora final os sentiréis iluminados por la idea de que Dios os trajo a estas tierras y os dio el dominio sobre ellas y sobre el hombre de piel roja con algún propósito especial. Tal destino es un misterio para nosotros porque no comprendemos lo que será cuando los búfalos hayan sido exterminados, cuando los caballos salvajes hayan sido domados, cuando los recónditos rincones de los bosques exhalen el olor a muchos hombres y cuando la vista hacia las verdes colinas esté cerrada por un enjambre de alambres parlantes. ¿Dónde está el espeso bosque? Desapareció. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así termina la vida y comienza la supervivencia...

jueves, 7 de mayo de 2009

Siete años de espera para quedarme con la boca abierta

Ya hubo una ocasión en la que hablé de cierto cantautor, Ricardo Arjona, y en esa entrada comenté que es uno de mis cantantes favoritos y que había intentado introducirse en España sin demasiado éxito... Eso cambió en Febrero de este año, cuando sacó su último disco, "5º piso" en España a sólo un mes de que lo hubiera sacado en Sudamérica (normalmente aquí a España sus discos llegan con un año de retraso, si es que lo sacan, claro... Que la mayoría de los que se encuentran son importados...). Y, por si eso fuera poco, ha venido de gira... De hecho, es que ha comenzado la gira en España...

Y yo, junto con Helen y una amiga suya, fui a verle...

Nada más entrar ya nos quedamos con la boca abierta... Se habían currado un escenario como yo nunca había visto, simulando una calle, con un bar, una torre de agua, el portal de un edificio con "terrazas"... (Aquí tenéis el inicio del concierto, donde se ve más o menos). Pero se hizo de rogar, el concierto supuestamente comenzaba a las 21:00, aunque se retrasó media hora...

Detalle gracioso: Cuando salió un técnico de sonido y la gente, creyendo que era Arjona se puso a chillar... Helen y yo teníamos un cachondeo... XD

Finalmente, se apagan las luces. Y comienza a sonar la versión en estudio del tema que da nombre al último álbum mientras los músicos empiezan a aparecer por la "calle", saludándose entre ellos y ocupando cada uno sus respectivos puestos en las "terrazas"... Se trata de un tema lento, melancólico, triste.

Cuando termina ese tema, Ricardo Arjona sale de las profundidades... Vamos, salió de debajo del escenario... Histeria... (Vamos, histeria entre todos los que nos rodeaban, que Helen y yo para eso somos más ¿racionales? XD). Entonces empiezan a tocar "El del espejo", tercer corte del último disco, que es mucho más enérgico pero también con un mensaje bastante poco "animado", es una autocrítica, un "¿qué estás haciendo con tu vida?".

La siguiente que tocó fue "Acompáñame a estar solo" mientras proyectaban el videoclip de dicho tema, que es bastante más romántico aunque con un deje de relación enfriada, y que puede encontrarse en el disco "Adentro", que salió en el año 2005.

Ésta la hiló con "Realmente no estoy tan solo", que interrumpió para decir que habían viajado un montón de kilómetros para sentir eso... XD El tema trata sobre la soledad después del abandono de la pareja... O de la no soledad porque la recuerda tanto que piensa que todavía está con él. Esta canción pertenece al álbum de 1994 titulado "Historias".

Entre coñas, sorprendiéndose de que nos supiéramos todas las canciones, etc., tocó "Se nos muere el amor", otra de sus canciones tristes, en la que se termina preguntando si el amor termina por la simple caída en la rutina o porque es él el que, directamente, se está cansando. Este tema se puede encontrar en el disco "Si el Norte fuera el Sur", del 96.

Después contó la anécdota que cuenta siempre antes de tocar el siguiente tema, una anécdota que protagoniza su abuela con sus duchas y los nietos encerrados en un cuarto y que hizo que todos en la sala nos partiéramos de risa (encima el hombre es gracioso, sí, si es que lo tiene todo... XD), y que prologó "Desnuda", del "Sin daños a terceros" de 1998.

Posteriormente, cantó la "Historia de taxi", también del disco "Historias", que cuenta la de dos personas despechadas que se encuentran en un taxi (uno es el conductor del mismo) y se consuelan mutuamente.

Con el siguiente tema, "Que nadie vea", regresó al último álbum, una canción sobre la homosexualidad, durante la que proyectó un video que a mí, personalmente, me impresionó...

Y después de esto, ya fue el desfase...

Todos los músicos se bajaron de las "terrazas", él se sentó y comenzó a decir que mucha gente se había tirado mucho tiempo para organizar todo eso, pero que ahora a nosotros nos tocaba desorganizarlo y que iban a hacer algo más improvisado, que iban a tocar lo que el público pidiera de una manera más "cercana"...

De este modo tocó algunas de mis favoritas que nunca antes había tocado en directo, como "Lo poco que queda de mí", de temática romántica, "La receta", en la que intenta curar el mal de amores (ambas de "Galería Caribe", del año 2001) y "Quesos, cosas, casas", crítica social del "Santo pecado" (2002).

Luego tocó una de las inéditas que incluyó en su "Quién dijo ayer", recopilatorio "especial" del 2007, "Quiero", que es una amalgama de un montón de temas, para después pasar a una de sus míticas, "Dime que no", de "Sin daños a terceros", en la que pide a una chica que se lo ponga un poquito complicado para conquistarla porque si no, se aburre.

Regresó después al "Galería Caribe" para cantar "Cuándo", tema en el que "reprocha" a la chica que le ha dejado pero seguro que sigue recordándole... Tema que se puede hilar con el siguiente, "Te conozco" ("Historias"), en el que la chica también le ha dejado para irse con otro y Ricardo pregunta en el estribillo si ese otro llega a conocerla la mitad que él...

Y luego dejó otra de sus canciones con temática social, emocionando primero al público contando la anécdota de que un periodista le preguntó si se daba cuenta de que todos los que iban a ir a verle a este concierto serían inmigrantes y la mayoría indocumentados... Y entonces él contó la historia de la primera indocumentada que conoció, que fue su propia madre... Además, poco antes había empezado a preguntar por la procedencia del público y se dio cuenta de que había muchos españoles... El caso es que tocó "Mojado", del disco "Adentro" mientras proyectaban el video del tema.

Entre más coñas y chascarrillos comenzaron las notas de "Señora de las cuatro décadas", también del "Historias", en la que defiende que nunca se es demasiado mayor para ciertas cosas... Y contó qué es lo que le inspiró escribir el tema: una señora que nunca le conoció, pero que le hacía madrugar para simplemente verla pasar.

Volvió después a las críticas sociales, porque las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera... Sí, "Si el Norte fuera el sur", del disco homónimo... Creo que con esto ya está explicado de qué trata la canción XD

Un concierto de Arjona que se precie no podía dejar fuera los dos siguientes temas, ambos del "Santo pecado". El primero de ellos fue "El problema", donde relata la relación "amor-odio" que tiene con una mujer y el segundo fue "Minutos", que además, comenzó como un karaoke, proyectando la letra de la primera estrofa para que cantáramos el público solo... Y que trata también de la nostalgia cuando la persona amada se va.

Y luego llegó la apoteosis para mí... Mi gran favorita, "Tarde (sin daños a terceros)", la que da nombre al álbum que ya he nombrado, una canción tremendamente triste y tremendamente bonita sobre encontrar a la persona perfecta cuando ambos tienen otras parejas...

La penúltima canción fue una dosis de ironía y sarcasmo, "Pingüinos en la cama" ("Adentro"), que narra una discusión conyugal con unos puñales muy bien dirigidos... XD

Y terminó con "Mujeres", del disco "Animal nocturno" (1993), una oda a las mismas...

Para Helen, faltó "Ella y él", de "Si el Norte fuera el Sur". Para mí fue demasiado perfecto... XD

Os dejo el video del concierto de "Tarde (sin daños a terceros)". Espero que se escuche bien, si no, luego lo cambio, que aquí no tengo tarjeta de sonido siquiera... XD:

 

Aquí tenéis la letra:

Justamente ahora irrumpes en mi vida
con tu cuerpo exacto y ojos de asesina,
tarde, como siempre,
nos llega la fortuna.

Tú ibas con él, yo iba con ella,
jugando a ser felices por desesperados,
por no aguardar los sueños,
por miedo a quedar solos.

Pero llegamos tarde, te vi, me viste,
nos reconocimos en seguida pero tarde,
maldita sea la hora
que encontré lo que soñé...
Tarde.

Tanto soñarte y extrañarte sin tenerte,
tanto inventarte,
tanto buscarte por las calles como un loco
sin encontrarte,
ahí va uno de tonto, por desesperado,
confundiendo amor con compañía
y este miedo idiota de verte viejo y sin pareja
te hace escoger con la cabeza
lo que es del corazón,
y no tengo nada contra ellos,
la rabia es contra el tiempo por ponerme junto a ti...
Tarde.

Ganas de huir, de no verte ni la sombra,
de pensar que esto fue un sueño o una pesadilla,
que nunca apareciste,
que nunca has existido.

Ganas de besarte, de coincidir contigo,
de acercarme un poco y amarrarte en un abrazo,
de mirarte a los ojos
y decirte "bienvenida".

Pero llegamos tarde, te vi, me viste,
nos reconocimos en seguida pero tarde,
quizás en otras vidas,
quizás en otras muertes.

Qué ganas de rozarte, qué ganas de tocarte,
de acercarme a ti y golpearte con un beso,
de fugarnos para siempre

sin daños a terceros.