sábado, 30 de abril de 2011

Página 89

Lo primero de todo, decir que estoy preparando todavía todo para empezar a vender cosas, pero tengo parciales y trabajos de la Uni (y en breve también tendré la temporada de exámenes finales), así que no he tenido tiempo de terminar de coser/tejer todas las cositas que tengo a medias ni de hacerles fotos ni nada... Así que seguiremos informando.

Y lo segundo es que he visto este juego en los blogs de Míster, F. y Javier, y el tema me ha parecido curioso.

Se trata de tomar el libro que estás leyendo actualmente, abrirlo por la página 89 y copiar la quinta frase que aparezca, así que allá vamos con los cinco que tengo en danza ahora mismo (y pocos me parecen para lo que soy yo... XD):

Pudiera ser, incluso, que su primo hubiese aprendido a ver lo que le había sucedido como una oportunidad para explorar su alma, para aventurarse en sus regiones más inhóspitas y oscuras.

"El mapa del tiempo" 
Félix J. Palma.

Groag salió del callejón y lo siguió con sigilo pensando que Toede no se había ofrecido a coger ninguna de las dos mochilas. Los polvos que contenía una de ellas le hacían moquear. Maldijo para sus adentros y trotó tras el antiguo gobernador de Flotsam, quedándose, eso sí, en el lado más conveniente para una posible retirada

"Lord Toede" 
Jeff Grubb.

El tribunal marítimo le condenó, por aquel delito, a un recargo de tres años, con lo cual eran ocho los de pena.

"Los miserables" 
Víctor Hugo.

¡Qué follón! Finalmente nos recogió gente de nuestra especie y compartieron su hierba con nosotras, pero debía ser de cultivo casero porque era tan cabronamente floja que apenas nos elevó de tierra firme.

"Pregúntale a Alicia" 
Anónimo.

Comprendió al punto el yerno que su padre político quería palique, y se preparó, cosa fácil para él, pues era hombre de imaginación pronta, de afluente de palabra, de salidas ágiles y oportunas, a fuer de meridional de pura sangre, nacido en aquella costa granadina que tiene detrás la Alpujarra y enfrente a Marruecos.

"Miau"
Benito Pérez Galdós.

Y también dejo una del penúltimo libro que me leí (porque el último fue un préstamo de mi cuñada y no lo tengo en mi poder), que me gustó mucho, mucho:

De este cura se sabía que se negaba a casar a algunas parejas cuyas respuestas juzgaba insatisfactorias, y en un caso pretendió que el novio había mascullado conjuros y exorcismos en voz baja.

"Voces del viejo mar" 
Norman Lewis.

Animaros todos aquellos que queráis a hacerlo! Besos!!

miércoles, 13 de abril de 2011

Empezamos a vender cositas :-D

Pues sí, por fin me he decidido.

A partir de ahora empezaré a vender cositas de las que hago a ganchillo, punto, fieltro, etc. Por ahora no es que tenga una grandísima variedad de cosas hechas, pero poquito a poquito iré ampliando el surtido.

Abriré en los próximos días otra pestaña en el blog para ello (con las fotos y los precios de cada cosa y una dirección de e-mail para contactar conmigo para preguntar dudas o hacer pedidos), ya que me da bastante pereza abrir un blog sólo para esto y no me apetece que la página principal de éste se convierta en un mercadillo. En todo caso, haré entradas avisando de si hay alguna novedad, pero en general el blog va a seguir siendo como es y va a tratar de lo que ha ido tratando hasta ahora (es decir, que voy a seguir escribiendo sobre lo que me apetezca en cada momento XD).

En fin, espero que dentro de poquito ya pueda ir concretando cositas y demás... Os tendré informados. Besos!!!

sábado, 2 de abril de 2011

Doy gracias porque no soy impresionable...

Se ve que todos los años a finales de Marzo/principios de Abril me toca vivir al menos una escena chocante.

En 2009 fueron éstas: En mis tiempos no pasaban estas cosas...

En 2010 fue ésta: Te agradecería que no me discriminaras...

Este año creo que nos estamos superando. Os cuento.

Yo voy a la Universidad por la tarde y para llegar a ella cojo un par de trenes.

Bien, hoy salí de casa con la sonrisa puesta (XD), y cogí el primero de esos trenes, sentándome en uno de los últimos grupos de 4 asientos del vagón, al lado de la ventana. Cosa rara, hoy no he ido leyendo, sino que me apetecía simplemente escuchar música mientras miraba por la ventana. No sé si ha sido una o dos estaciones más tarde ha subido un hombre de entre 50 y 60 años (aproximadamente), que se ha sentado en el mismo grupo de 4 asientos que yo, enfrente mía, pero al lado del pasillo (es decir, que estábamos en diagonal).

Hasta aquí todo bien, ¿no? Yo seguía concentrada en la música y mirando el paisaje... Hasta que en el reflejo del cristal vi que el hombre hacía unos movimientos raros... En el siguiente túnel el reflejo fue más claro y ya salí de dudas... El ¿buen? hombre se estaba dando un homenaje a través de la tela del pantalón.

Yuju.

La pregunta es, ¿qué hay que hacer en estos casos? ¿Hacer como si nada? ¿Le llamas la atención? ¿Te largas? ¿Hay un protocolo de actuación?

En fin, yo, que quizás a veces tienda a ser demasiado prudente, decidí hacer como si nada, al menos temporalmente... Y más cuando una señora se sentó a mi lado, que entonces pensé que el hombre pararía...

Pero no ha sido así.

No, el hombre en vez de eso, se ha cambiado al asiento de al lado de la ventana (es decir, justo enfrente mía), y ha seguido dándose el homenaje...

Yuju por dos.

Un par de estaciones más tarde, en otro túnel, el reflejo ha vuelto a aclararse.

No sé en qué momento había sacado su miembro del pantalón y, simplemente medio cubriéndose con la chaqueta que llevaba en el brazo, había seguido a lo suyo (medio cubriéndose porque sólo impedía que le viéramos mirándole de frente o desde el pasillo, pero a través del reflejo del cristal se veía todo, vamos).

 ¿Yuju?

En este momento ya he decidido que había tenido bastante exhibicionismo por un día, que, dentro de lo malo e incívico, una cosa es que no haya nadie justo delante de ti y lo hagas por dentro del pantalón, que si "escupe" sólo te manchas tú, otra cosa es tener que verlo en primer plano, así que antes de que el tema fuera a mayores, me he cambiado de vagón.

En serio, a ver, gente... ¿Dónde quedó el decoro? O, si no ya decoro, ¿dónde quedó la vergüenza? ¿Dónde quedó el respeto? Ya no el respeto a los demás, sino, aunque sólo fuera ése, el respeto a sí mismo.

Yo lo único que sé es que agradezco no haber ido leyendo (porque en ese caso no me habría dado cuenta de nada) y no ser demasiado impresionable... Pero no tengo muchas más palabras para expresar el sentimiento de incredulidad que me embargó.

Ni siquiera me salen las palabras para soltar un discurso sobre civismo, ética, sentido común, respeto, etc., pero creo que os podréis imaginar qué diría...

Sigo flipando con la fauna... Besos!