lunes, 30 de mayo de 2011

A two years long spring...

Llegó ese día del año en que me pongo pastelosa (y eso que soy una chica fría y calculadora y... En fin... XD).

Resulta que hace dos años que F. lleva soportándome (cosa harto incomprensible, pero así es... XD), así que se merece que le dedique esta entrada... Y sí, voy a ponerme en plan cursi, así que si vomitáis arco iris, no pringuéis la pantalla del ordenador :-P

¿Por qué merece la pena estar con F.?

Porque hace que las cosas malas no lo sean tanto y hace que las cosas buenas sean aún mejores. Porque me malcría y deja que le malcríe, aunque proteste cuando lo hago. Porque ninguno de los dos somos celosos, pero nos encanta picar al otro para que finja que se ofende... Hasta que los dos estallamos en carcajadas. Porque tiene paciencia con mis neuras (sobre todo cuando me rayo más todavía porque sé que me estoy rayando por una chorrada... Ridícula que soy, sí, lo sé, lo asumo XD). Porque sé que puedo contar con él siempre. Porque me apoya y me anima cuando quiero darme por vencida. Porque sé que puedo confiar en él totalmente. Porque tiene unos ojos y una sonrisa preciosos (y espero que mientras lee esto, la tenga puesta). Porque vive a muchos kilómetros de mí, pero está a mi lado. Porque me encanta desquiciarle (se pone riquísimo XD). Porque, a base de paciencia, consigue que no me guarde las cosas cuando en otras circunstancias me encerraría en mí misma (aunque en este caso tengo otros amigos que ya se encargarían de echarme la bronca, lo sé). Porque en dos años aún no hemos tenido una discusión seria (no entiendo a la gente que dice que tiene que discutir con su pareja porque, si no, es muy aburrido... Si no hay motivos, ¿por qué forzarlo?). Porque con su voz de ronroneo consigue tranquilizarme cuando estoy nerviosa. Porque antes que mi novio, es mi amigo. Porque se parte de risa cuando le pregunto si le puedo hacer una pregunta. Y luego encadeno otra. Y luego otra... XD Porque ya no se agobia si alguna de esas preguntas tiene que ver con si terminamos viviendo juntos. Porque no va de "malote", aunque a veces intente hacerse el duro, pero realmente es sensible y me encanta que lo sea. Porque aunque él diga que no, es un cerebrito (y no en el sentido peyorativo del término). Porque es curioso y siempre quiere ampliar conocimientos. Porque me deja que comparta con él cualquier cosa que se me cruce por la cabeza, aunque a veces se pierda a la tercera palabra (cuando son cosas muy técnicas de mi carrera, por ejemplo XD). Porque es un artista (no sólo se le da bien escribir, sino también dibujar, por ejemplo). Porque se le ilumina la cara con cualquier detalle que tenga con él. Porque no hay una sensación mejor que un abrazo suyo, largo, sin palabras. Porque podemos tener la conversación más chorra que nadie pueda imaginar, pero también podemos tener conversaciones filosóficas y metafísicas. Porque no puedo evitar que se me ponga la sonrisa tonta cuando hablo de él. Porque no me da palmaditas en la espalda ni me pone pañitos calientes y cuando cree que me estoy equivocando me lo dice claramente y trata de que recapacite, aunque respeta las decisiones que tome finalmente.

Gracias por estos dos años, cielo... Te quiero.

Y, hala, te dejo una cancioncilla (no, no es la que te debo XD) de un grupo que conocí hace relativamente poco, aunque no prometo que te guste, pero creo que encaja bastante, "Everything you do" de He is we:


Aquí dejo la letra:

Let me introduce myself,
I'm all smiles,
you may know me as a former "most love only last a while."
Pessimistic, so realistic,
you get the picture;
I met you, now my world is so much bigger.

Upside down, off the ground, is what you do.

When you touch me, it's like the very first time,
I'm so lucky to say that you're mine,
I still get those stupid butterflies,
but it's just what you do.
I'm loving everything you do.


Crazy how it happened so fast,
truly blows my mind,
going on a hunt for four leaf clovers
to wake up to that smile each sunrise.
Whenever I'm not by your side,
I get home sick;
A little pathetic, with a dash of ooey gooey, so romantic.

Upside down, off the ground, God, I love you;
upside down, off the ground, is what you do.

When you touch me...

I'm loving everything you do.

Yes, sir, you came and you took my breath,
my head is feeling a little light;
all right, I hope that you feel it too.

Yes, sir, you came and you took my breath,
my head is feeling a little light;
all right, I hope that you feel it too.
Oh, everything you do.

I still get those stupid butterflies,
But it's just what you do.

When you touch me...


Y la traducción (con algunas libertades):

Deja que me presente,
soy toda sonrisas,
puede que me conozcas como una antigua "el amor en su mayoría sólo dura un rato".
Pesimista, tan realista,
captas la imagen;
te conocí, ahora mi mundo es mucho más grande.

Me pones del revés, me levantas del suelo, es lo que haces.

Cuando me tocas, es como la primera vez,
soy tan afortunada por decir que eres mío,
aún siento esas estúpidas mariposas,
pero eso es lo que haces.
Amo todo lo que haces.


Es una locura cómo sucedió tan rápido,
realmente me maravilla,
yendo a la caza de un trébol de cuatro hojas
para despertarme a esa sonrisa cada amanecer.
Cada vez que no estoy a tu lado,
siento nostalgia;
un poco patética, con una pizca de cursilería, tan romática.

Me pones del revés, me levantas del suelo, Dios, te amo.
Me pones del revés, me levantas del suelo, es lo que haces.

Cuando me tocas...

Amo todo lo que haces.

Sí, señor, llegaste, y me dejaste sin aliento,
siento que mi cabeza flota;
está bien, espero que lo sientas también.

Sí, señor, llegaste, y me dejaste sin aliento,
siento que mi cabeza flota;
está bien, espero que lo sientas también.
Oh, amo todo lo que haces.

Aún siento esas estúpidas mariposas.
Pero es lo que haces.

Cuando me tocas...

miércoles, 18 de mayo de 2011

¿Qué está pasando en Sol?

Creo que a estas alturas aún hay gente que no termina de entender qué está pasando en Sol (y en el resto de España) ni por qué la gente se está echando a la calle.

Es tan sencillo como que la gente está cansada de que los políticos se rían en nuestra cara, que hagan lo que les dé la gana, que puedan ser corruptos y no tengan por qué abandonar su puesto ni tengan que pagar por ello. Está cansada de que un voto en Madrid no valga lo mismo que un voto en Castilla la Mancha. Está cansada de que los políticos se olviden de que no están ahí para insultarse como niños pequeños, sino que están ahí, supuestamente, para velar por los intereses de los ciudadanos. Eso es lo que está pasando en Sol.

Os recomiendo pasaros por esta entrada del blog de Míster: Sobre la manifestación no-les-votes del 15M.

No he podido ir a Sol, a pesar de que ganas no me faltan de estar ahí y llevarme el saco de dormir. Recuerdo que hace unos meses hablaba con mi familia sobre que la gente está quemada y quería cambiar las cosas y mi padre me preguntaba incrédulo y casi divertido "¿Y dónde está toda esa gente?". Pues aquí la tenemos, en Sol, en Oviedo y en otro montón de ciudades de toda la geografía española.

Por mi parte, estoy haciendo lo que siempre dije que iba a hacer pero luego nunca hice (mea culpa), leerme los programas políticos de los partidos minoritarios que creo que más se ajsutan a mi ideología (he encontrado 6, a falta aún de bucear mucho en ellos), y elegir entre éstos a cuál votaré definitivamente.

Por otra parte, he escrito una nota en el Caralibro después del cabreo por la ilegalización de la concentración en Sol, y me apetece dejarla por aquí (si alguien quiere apropiársela en su totalidad o en parte, adelante):

Declaran ilegal la concentración en Sol porque según ellos atenta contra la libertad de elegir a quién votar aunque no se está haciendo apología de ningún partido en concreto. Para ser coherentes, ¿no deberían prohibir los mítines? ¿No deberían prohibir que pasaran coches con las proclamas de los distintos partidos? Esto me parece que vulnera mi libertad de elegir a quién votar más que el que me digan "hay más partidos, infórmate y elige el que realmente te represente".

Porque sí, señores, hay más partidos, partidos que siempre nos han sonado a risa, partidos a los que nunca les hemos dado importancia, y a los que aún no hemos dado la oportunidad de ver cómo lo hacen. Partidos que pueden ser de risa, pero que también pueden no serlo. ¿Y si alguno de ellos resulta que cumple lo que promete? Los dos mayoritarios nos tienen quemados al 99% de la población, ¿no será hora de intentar dar una oportunidad a aquellos que aún no la han tenido? Sinceramente, yo prefiero dar mi voto a una utopía. Prefiero dar mi voto a algo inseguro, pero que puede hacer las cosas bien, antes que dárselo a un partido que va a hacer las cosas mal con toda seguridad. Y tengo la seguridad de que ciertos partidos lo van a hacer mal porque son los que llevan toda la vida en el poder y no han hecho otra cosa.

Y deciden declarar ilegal la concentración de Sol, sabéis por qué, ¿verdad? Les da miedo que hayamos dejado de ser borregos, que hayamos golpeado la mesa con el puño, que pensemos por nosotros mismos. Les da miedo pensar que quizás no están tan seguros en sus puestos de poder. Les da miedo pensar que, aunque a ellos les pese, no vivimos en un bipartidismo, que podemos cambiar las cosas y que queremos cambiarlas. Siempre confiaron en que la juventud vive en su pasotismo y en su comodidad, que la juventud deja la política por imposible porque está desencantada. Y ahora se encuentra con que la juventud (y no tan juventud) se mueve por lo que quiere.

Da igual que hayan declarado ilegal esa concentración. Tenemos que seguir moviéndonos, da igual que no nos dejen concentrarnos, da igual que nos obliguen a quedarnos en casa, lo importante es que investiguemos todos los partidos que hay (o los que vemos que pueden tener una ideología más parecida a la nuestra) y buscar aquel que más representa lo que nosotros pensamos, da igual que seamos de derechas o de izquierdas. Porque cuando tenemos que movernos es el domingo. Lo importante es que el domingo vayamos a votar con los deberes bien hechos, como no los hemos hecho nunca. Que vayamos convencidos de que queremos votar al partido que vamos a votar y que no sea sólo un "voto a X porque no quiero que salga Y, aunque la ideología de X no me guste tampoco". Lo importante es que ejerzamos nuestro derecho a votar conscientemente. Nuestro derecho a votar al partido que más nos represente. Nuestro derecho a quitar poder a los partidos que consideremos que no lo merecen (o dárselo si pensamos que sí lo merecen), pero hacerlo sabiendo qué estamos votando y qué queremos que suceda.

Porque la juventud está concienciada. Al menos yo lo estoy, ¿y tú?