miércoles, 25 de febrero de 2009

El acoso y los malnacidos

Bien, después de una temporada de hablar de temas "vanales" (véase libros, canciones, memes, cómics, etc.), recupero el tono inicial que tuvo este blog, en el que sobretodo dejaba reflexiones sobre temas más "trascendentes" que o bien estaban de actualidad o bien me tocaban de relativamente cerca.

¿Por qué perdí ese tono en este blog? Básicamente porque de un tiempo a esta parte prácticamente no sé ni en qué día vivo ni qué sucede en el mundo... ¿Si me siento orgullosa de ello? No, pero es lo que hay.

Sin embargo, ahora es momento de hablar de un tema trascendente porque me toca otra vez de relativamente cerca, y se trata del tema del acoso sexual en el trabajo.

Que nadie se tome el que me toca de relativamente cerca por la tremenda, no soy yo quien lo sufre, sino que el mismo pavo (de alrededor de 50 años) ha acosado a una ex-compañera mía (de 18) y ahora está acosando a otra chica que sigue siendo mi compañera (que tiene 20). Y ambas chicas son amigas mías.

¿Lo peor? Que estas chicas son demasiado blandas. Que la chica de 20 no quiere decir nada porque "sólo le queda un mes para terminar su contrato y no quiere dar problemas en este tiempo". Se escuda en que mientras se limite a decirle cosas no va a decir nada, que en el momento en que la toque, entonces ya tomará medidas.

Y no se da cuenta de que el acoso también se da verbalmente y constituye igualmente un delito como si se da físicamente, que no tiene por qué aguantar que le suelte ciertas "lindezas", que si no le va cortando desde ya las alas, el otro cada vez va a ir a más... Y que si no hace nada, aunque ella se vaya de esta empresa, luego vendrá otra...

Yo le he dado las vías que conozco, que hable con el comité de empresa, que hable con su jefe, que diga que yo he sido testigo de estas increpaciones hacia su persona (lo que es cierto, además su jefe me conoce y nos caemos bien mutuamente), que si vuelve a decir algo delante mía, le paro los pies yo de forma clara pero diplomática... Pero entonces ella se niega aún más porque no quiere "perjudicarme" a mí... ¿A qué punto va a tener que llegar el pavo en cuestión para que ella tome unas medidas que tiene al alcance de su mano?

La verdad es que tengo una mezcla de cabreo e impotencia con este tema importante... Al menos parece que van dos días que el hombre ha estado tranquilito, pero... ¿Cuánto le durará?

Por lo pronto, yo estoy buscando información sobre el tema... Dejo por aquí lo más útil y completo que he encontrado por ahora: Análisis de UGT sobre el acoso sexual en el trabajo.

A ver si por fin incluso las víctimas se conciencian sobre este tema y dejan de callarse... Besos.

9 personas salieron a descubierto.

  1. Hay mucho energumedo suelto por las empresas que se piensan que el trabajo es un gallinero y ellos son el gallo con derecho a cata.
    En el paro hay muchas personas capacitadas para sustituir al gallo en cuestión.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Los acosos son lo peor que puede existir, yo en tu lugar intentaría grabarlo y luego lo llevaría al juzgado para denunciarlo.

    Creo que esta es la mejor forma de ayudar a una amiga, pero no cabe la menor dudar de que este tema es demasiado amargo tanto para quien lo sufre en propia carne, como para las personas que como tú lo viven de cerca.

    Un besito y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  3. Neutrino, en eso tienes razón, y lo peor es que no son tontos y van a por quien es más débil...

    Chica de cristal, el problema es que si tú lo grabas sin que él lo sepa, no se admite como prueba en juicio (nunca entenderé esto), así que con eso tampoco haríamos mucho... Además, tampoco puedo hacer nada mientras ella no quiera... Veremos cómo acaba la cosa... Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que deberías tratar de convencerla y que lo diga. Vale que le queda un mes pero, ¿en qué condiciones quiere pasarlo? Y si ella se va, luego vendrá otra... En fin, que esto es algo serio y hay que actuar porque lo único que se consigue estando callada es seguir siendo cómplice de la sociedad machista en la que desgraciadamente aún vivimos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Buf, qué chungo. Afortunadamente, en ninguna de las empresas por las que he pasado he visto nada de este tipo.

    ResponderEliminar
  6. En la empresa además de ti hay muchas personas, y raro es que ninguna se haya percatado de que se comporta de ese modo. Si no es tu compañera, entre todos y de manera "anónima" se pueden tomar firmas o hacer un escrito o algo.

    ResponderEliminar
  7. Helen, pues en esas estoy... Parece que hoy el hombre tampoco ha hecho nada... A ver si es que ha decidido dejarla en paz... Ojalá... Opino exactamente lo mismo que tú... A todo esto, ya que tú eres la futura leguleya, ¿por qué no se admiten las grabaciones ocultas en los juicios? (Sé que nos lo dijeron en Derecho Civil o en Penal, pero ya no me acuerdo... ¿Me suena algo del derecho a la intimidad?).

    Beca, y que no lo veas nunca... Yo en los casi dos años que llevo aquí tampoco lo había visto hasta ahora...

    Míster, supongo que hay gente que se ha dado cuenta, pero me da que aquí cada uno mira por sí mismo y no se van a arriesgar a meterse en problemas por esta chica... Y no sé hasta qué punto una "queja" anónima puede ser tomada en serio en este tema... Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Que yo sepa las firmas normalmente se suelen hacer cuando se quiere llevar al Congreso de los Diputados algún tema como por ejemplo el aborto, para que estos sean debatidos y en el caso de ser aprobados servirán para cambiar la Ley.

    En cuanto a eso de que las demás personas que como tú ven todo lo que le está pasando a Cris y que no hacen nada, yo creo que se debe a eso que te dije yo de que la gente pasa de meterse en camisas de 11 varas (donde no le llaman) por miedo a poder salir escaldado y cuando les pasa a ellas/os ya cambían mucho las cosas.

    Miles de besitos y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, parece ser que en esta semana el pavo ha pasado totalmente de ella... Ella cree (por algo que le escuchó decir cuando este hombre hablaba con otra persona) que ha debido escuchar alguna conversación entre nosotras donde hayamos soltado el calificativo con el que nos solemos referir a él...

    El caso es que ni la mira... Que dure... Besos!!

    ResponderEliminar

No te escondas.