domingo, 5 de octubre de 2008

Apostasía

La nena flipa. Y flipa mucho.

Bueno, ya se sabe los problemas que da la Iglesia cuando alguien quiere apostatar. El problema es cuando el sistema judicial le ayuda.

Y ése parece ser el caso ahora mismo.

El año pasado por estas fechas más o menos nos sorprendió la siguiente noticia: El país.

En ella se da a conocer que la Audiencia Nacional ha fallado a favor de un hombre que quería apostatar y cuya diócesis se negaba a apuntar tal dato en su libro de bautizo. Es decir, que aunque el hombre hubiera apostatado y, por tanto, ya no fuera católico, la Iglesia le quería mantener como si lo fuera a efectos de estadísticas. Pero la Audiencia Nacional le dio la razón al particular y obligó a la Iglesia a hacer tales apuntes, ya que no a borrarlos a instancia de la Agencia de Protección de Datos.

Una lee esa noticia y se alegra... Y más cuando está pensando en apostatar ella misma (aunque siga siendo cristiana, pero la Iglesia me asquea ya demasiado... Y al menos en la que ha sido mi parroquia de toda la vida se están empezando a comportar como una verdadera secta).

Sin embargo, el Tribunal Supremo ahora ha dado un varapalo a la gente que, como yo, está planteándose muy seriamente la apostasía (bueno, yo ya no me la estoy planteando, estoy decidida), ya que el día 30 de Septiembre de este año salió la siguiente noticia: El país.

El Supremo opina que los libros de bautismo no es un fichero de datos, con lo cual no están sujetos a la Agencia de Protección de Datos y ésta no tiene competencias sobre el tema. Se basan en que no son datos informáticos ni están ordenados más que por la fecha. Me parece ridículo.

Es decir, que realmente a día de hoy da igual que apostates o no, porque vas a seguir apareciendo en las estadísticas como "católico de pro"... Aunque hayas apostatado por ser ateo o por ser homosexual y estar harto de cómo te tratan o por cualquier otro motivo... La Iglesia, como siempre, vuelve a demostrar lo interesada que es y lo poco consecuente.

Ahora vuelvo a estar en la duda: ¿Apostato únicamente para ser consecuente con mis principios o me espero a ver si por el recurso de casación la sentencia cambia y por tanto mi apostasía vuelve a servir para algo más?

Acepto opiniones y sugerencias. Besos!!

8 personas salieron a descubierto.

  1. A mi no me sorprende teniendo en cuenta que la mayor parte de los jueces son unos meapilas. Eso sí, el argumento es absurdo...
    Por otro lado, los problemas que pone la Iglesia para apostatar dependen también del lugar. Quiero decir, si quieres apostatar en Madrid o Valencia, date por jodido, pero en otras regiones no se ponen tantos problemas (o ninguno). De todas formas yo creo que casi es mejor esperar a que se resuelva esto...
    Un beso perra.

    ResponderEliminar
  2. El argumento es que es lo más triste que he escuchado en mi vida (bueno, que he leído, quiero decir XD).

    Sí, sé que en algunas comunidades no hay problema... Pero en otras los "fieles-que-quieren-dejar-de-serlo" tienen que recurrir a contar sus pecados más bestias para ver si les conceden la excomunión... Es increíble que en un país donde hay libertad de credo haya algunos que lo pongan tan difícil para hacer uso del mismo.

    Veremos a ver en qué acaba esto... Besos, guarri!! XD

    ResponderEliminar
  3. Pff, me acabas de matar con este post porque yo, que ni cristiana, ni creyente ni nada parecido, también quería apostatar. Simplemente porque no me da la gana de formar parte de las estadísticas de un grupo que atenta contra el 80%, por no decir más, de mis principios.
    Habrá que esperar... pero vaya asco.

    ResponderEliminar
  4. Lyra, guapísima!!

    No puedo añadir nada a tus palabras... Esperemos que con el recurso de casación se consiga algo, porque si no, sólo quedaría usar un recurso de amparo al Tribunal Constitucional usando el argumento de que esta medida es anticonstitucional porque va en contra del principio de libertad religiosa, recogido en la misma Constitución (se me acaba de ocurrir la idea, vaya XD). No le veo otra salida... Besos!!

    ResponderEliminar
  5. yo me pregunto... y si una cambia de religion? digamos... budista, por ejemplo, por citar casi la unica religion que merece todos mis respetos... si estas bautizada (ya que es involuntario) y te haces budista cuando creces... sigues contando como catolica?

    ResponderEliminar
  6. Pues visto lo visto, me da que sí... :-S Es que no tiene lógica, leches... Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Deberíamos apostatar todos en masa. Bueno, todos los que tengamos alguna queja. No me parece bien que, a efectos estadísticos, me cuenten como católica, apostólica y romana, porque es algo con lo que no me identifico.

    El problema es que muy poca gente decide apostatar. Si lo hiciera todo el que tiene algún motivo para ello, el procedimiento estaría más normalizado.

    ResponderEliminar
  8. Hola, guapísima!! Bienvenida por aquí!!

    (Jops, perdona, no me había enterado de que me habías dejado un comentario... Los de Blogger deberían aprender en ese aspecto de La Coctelera en cuanto a avisar de los nuevos comentarios... O haré alguna movida con los rss para enterarme...).

    La verdad es que sí que estaría bien que todo el mundo que tiene motivos para apostatar lo hiciera... El problema es que, a la dejadez de la gente en ese sentido, ahora se une que no sirve para nada... Esperemos a ver si con el recurso... Besos!!!

    ResponderEliminar

No te escondas.