martes, 2 de marzo de 2010

Tenía hambre...

Después de los exámenes (que no han ido nada mal, a falta de que me den una nota), tenía hambre de literatura, después de que el único libro que he tocado en este mes haya sido la séptima edición de "Principios de finanzas corporativas", más conocido en mi facultad como "Brealey-Myers" (los apellidos de los autores), mi libro de texto de Dirección Financiera.

Así, no es de extrañar que el jueves pasado comenzara un libro (aunque sólo leí un capítulo ese día) y que el sábado me pasara toda la tarde y noche leyendo, terminándome tanto el que comencé el jueves como el siguiente que me empecé ese mismo día.

Hoy no os voy a hablar de ninguno de estos dos, sino de uno que tenía a medias y terminé el día 18 de Febrero porque necesitaba un descanso de tanta fórmula. Se trata de "Yo desertor de una raza de autistas", escrito por Birger Sellin.


Lo sé, imagino que no conoceréis ni el libro ni el autor, así que os pongo un poco en antecedentes.

Birger Sellin es un chico autista "mudo" (no puede hablar, pero tiene voz, ya que a veces le dan ataques de gritos) alemán, que se encerró en sí mismo a la edad de dos años y al que todos pensaban retrasado mental, hasta que se dieron cuenta de que cuando cogía un libro no era sólo para entretenerse pasando las hojas, sino que los leía a una velocidad alucinante, después de haber aprendido a leer de forma autodidacta.

Así, pues, su familia empezó a investigar y dieron con un método denominado "Facilitated comunication", algo así como "Comunicación asistida", mediante la cual, una persona sirve de apoyo a los brazos del autista mientras el autista va escribiendo poco a poco en el teclado de un ordenador.

Mediante este método, Birger escribió su primer libro "Quiero dejar de ser un dentrodemi" (libro que me he propuesto buscar).

Este chico, de 20 años cuando publicó ese primer libro en 1993, fue todo un fenómeno, se escribieron multitud de artículos sobre él, etc.

Tres años después, publicó el libro que yo he leído recientemente, donde se ve su frustración, sus ganas de salir de sí mismo, de controlar el lenguaje oral, de aprender todo, sus emociones sobre la película que protagonizó, sobre sus ganas de ir al instituto (cosa que logró, sin haber recibido clases en su vida se consideró que tenía los conocimientos suficientes para entrar en el equivalente a 3º de BUP), aunque abandonó por no poder controlar sus ataques de gritos (siguió recibiendo clases particulares, destacando sobretodo en idiomas), su rabia cuando le acusaron de fraude (dos reporteros de la revista que le había acusado fueron a ver cómo escribía y quedaron asombrados, teniendo que disculparse dicho medio por la acusación), su alegría cuando consigue controlar un ataque de gritos, cuando le escribe la gente y contesta a las cartas, cuando hace un viaje...

Para mí, una de las lecturas más enriquecedoras sobre este problema, más teniendo en cuenta que está escrito de primera mano por alguien que lo sufre.

Aquí os dejo la entrada de la Wiki sobre Birger Sellin (en inglés): Birger Sellin.
Y la entrada, también en inglés, sobre la Comunicación asistida: Facilitated comunication.

7 personas salieron a descubierto.

  1. Frustra mucho no ya ver que tienes un problema que lastra tu vida, sino que hay gente que no solo no lo toma en serio sino que intenta descalificarte por él, haciéndote no solo arrastrar ese problema sino además el peso social de tener que demostrar que lo tienes.

    ResponderEliminar
  2. Me ha llamado la atención que destacara en idiomas. Dentro de la historia de este chico (que me parece asombrosa), resulta especialmente curioso cómo alguien puede dominar esa materia sin tener la capacidad de hablar.

    ResponderEliminar
  3. Míster, es que como si no tuviera suficiente con luchar contra sí mismo para salir del autismo, como para que encima alguien le ponga en duda.

    Laura, destacaba en idiomas, pero escritos, obviamente, a día de hoy no sé si habrá conseguido dominar el habla o no, pero parece ser que al muy poco tiempo era capaz de hacer redacciones en francés sin un solo fallo. Besos!!

    ResponderEliminar
  4. ¿Y no me habías hablado de ese libro, mala persona?

    Recuerdo que una amiga me pasó una novela sobre un autista cuyo nombre no recuerdo (novela que creo que tú y yo vimos en la FNAC la última vez que fuimos, pero no me hagas mucho caso), y hay otra que me gusta mucho pero no sobre un autista exactamente sino sobre un retrasado mental: Flores para Algernon, me imagino que la conoces.

    Ahora me ha entrado curiosidad por los libros de este hombre, habrá que olfatear por las librerías.

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Ums... Cielo, creo que te dije que te iba a prestar un libro que estaba leyendo (sin especificar cuál). Hablaba de éste XD Así que si encuentras el anterior te propongo un trueque XD Un besito!!

    ResponderEliminar
  6. Que alegria ver que recomiendas un libro "de verdad".
    Me ha encantado tu reseña y voy a buscar este libro en breve.

    Un saludo Koala!

    ResponderEliminar
  7. Si lo encuentras, ya me dirás qué te parece ;-) Besitos, rubia!!!

    ResponderEliminar

No te escondas.