Páginas

sábado, 24 de abril de 2010

En mi colegio había libros raros...

No sé si a vosotros os ha pasado alguna vez el haber leído un libro en una ocasión y no haber vuelto a verlo nunca más o hasta mucho tiempo despúes.

A mí me ha pasado dos veces.

La primera con "La doncella y el unicornio" de Santiago R. Santerbás, una obrita de teatro que tomé prestada de la biblioteca de mi pueblo cuando era cría (aunque sé que la tienen en la Biblioteca Nacional, así que a ver si me decido y me hago el carnet de lectura y lo vuelvo a tomar prestado).

La segunda vez que me pasó fue no sé si en 1º o 2º de Bachillerato. El tema es que los alumnos de mi modalidad teníamos una hora libre que pasamos en la biblioteca y, como ya era a finales de curso y yo no tenía nada que hacer, empecé a cotillear los libros que allí tenían. Me fijé en uno bastante fino (212 páginas en concreto), con un título que captó mi atención al instante, "Trampa para ratas", escrito por un tal Carlos Lorenzo del que nunca había escuchado hablar.

Así pues, decidí darle una oportunidad... Y descubrí una serie de relatos cortos que no me dejaron indiferente. De tal forma que cuando terminó la hora que teníamos y vi que me faltaban tres páginas para acabarlo, estuve tentada de no devolverlo a la estantería y regresarlo al día siguiente, pero me contuve.

Y es que ya el libro te engancha desde la primera historia... ¿Cómo es posible que la rata consiga llevarse el queso todos los días sin quedar presa en la trampa que tanto se esmera el padre en montar ante las protestas de la madre? Quizás el niño lo descubra...

De esta forma estuve varios años dando vueltas al último relato (en el que un hombre decide suplantar a otro que está muerto), ese relato que nunca terminé de leer, rastreando ese libro en todas las librerías con que me cruzaba, en una búsqueda infructuosa.

Un día decidí empezar la búsqueda también por Internet y de esa forma me enteré de que es un libro de ideología anarquista... Y las piezas encajaron en mi cabeza, encontré el sentido de esos relatos que me habían llamado tanto la atención sin saber el motivo.

Gracias a esa búsqueda por Internet, por fin, lo encontré en una librería libertaria (como se autodenominan) de Madrid.

Ahora es uno de esos pequeños grandes libros imprescindibles para mí, junto con "Fahrenheit 451" de Ray Bradbury, "Un mundo feliz" de Aldous Huxley o "Juan Salvador Gaviota" de Richard Bach, entre otros muchos, con el añadido de que es mucho más complicado de encontrar. Besos!!!

13 personas salieron a descubierto.

  1. Te vieron en "peligro" y desaparecieron el libro xDXD. Si es que estas cosas con la Espe no pasan...

    ResponderEliminar
  2. Me suena este libro, creo que alguien me lo regaló... xD

    Más allá de habérmelo leído y de la información que me dio quién me lo regalara xD (¡es bromita! xD) no conozco más del libro y del autor. Aunque tiene pinta de que está influido por el realismo mágico, como es habitual en esta corriente mediante relatos cortos, unos me gustaron y otros menos, pero en general es un libro que merece la pena. Algún relato era realmente kafkiano, adheriendo el realismo mágico con sus raíces, en parte, en el escritor checo.

    El hecho de que sea un libro de relatos cortos hace que sea más posible que no tarde demasiado tiempo en volverme a leer algunos de sus cuentos.

    ResponderEliminar
  3. Míster, puede ser, puede ser... XD

    AbstractSymphony y La vida es un tango... Bienvenidos por aquí y gracias ;-)

    Paco, es que por ahí hay gente malvada a la que le encanta regalar libros... XD Me alegra que te gustara... Y si piensas hasta en releer alguno de los relatos, vamos, ya sí que me alegro del todo :-D

    Ahora que hablas de Kafka, he de reconocer que aún no he leído nada de él... Tengo que coger los libros que sé que tengo suyos y comenzármelos, porque me producen muchísima curiosidad.. Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues empieza por la recopilación de relatos cortos La muralla china y ya verás su influencia en el realismo mágico. U otras recopilaciones de relatos cortos que tiene. Luego La metamorfosis no sabría si llamarlo "relato de media duración" porque ni es corto ni largo. Y luego, sus tres novelas largas, las tres inconclusas, El desaparecido (también conocida como América), El proceso y El castillo.

    ResponderEliminar
  5. Eys, gracias!!!! Yo tenía pensado empezar por "La metamorfosis", pero haré caso de tu recomendación (para que no protestes... XD). Besos!!!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, La metamorfosis tú te lo leerías como si fuera un relato corto, te lo ventilarías enseguida xD pero como mínimo leete alguna recopilación de cuentos como La muralla china que es donde quizá se puede ver al Kafka más significativo, como decía, a todo un antecedente del realismo mágico.

    http://www.diarioinformacion.com/opinion/2008/05/18/surrealismo-kafkabr/755894.html

    ResponderEliminar
  7. Creo que esa hora libre la teníamos en primero de bachillerato (por cierto, menuda chapuza hicieron al cuadrar los horarios ¿no?). Seguro que rebuscando por la biblioteca aparecerían más cosas de ese tipo (cosas de la educación laica y progre :P).

    ResponderEliminar
  8. El tema es que no estoy segura de si fue en una de esas horas que teníamos en 1º o si fue una suelta que nos dejaron en 2º. Y sí, lo del horario fue chapucero del todo...

    Cada vez que comento que estudié en un colegio privado laico donde la religión ni la ofrecían de optativa, la gente flipa XD Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Y además privado, no concertado., que de por sí también es algo raro.

    ResponderEliminar
  10. Hummm... di a ese botón de "blog siguiente" y aparecí más o menos aquí. Bonito lugar. Apunto la recomendación literaria. Volveré cuando la haya leído por el tema ese del azar, las casualidades y el destino.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Cristinuka, bienvenida por aquí :-D Si lo lees, espero tu opinión... Y vuelve cuando quieras ;-D Besos!!

    ResponderEliminar

No te escondas.