viernes, 4 de julio de 2008

Elyn

Bien, después de que ya pasaran los exámenes y las notas (casi todo aprobado... Aunque podrían haber sido mejores), hoy os voy a presentar uno de mis tesoros más preciados, la que se está convirtiendo cada día más en mi mejor amiga, la que aplaca mis nervios, la que me anima cuando estoy triste, la que consigue que me olvide de mis problemas, la que a veces me saca de quicio, la que hace que cada día intente superarme un poquito más...

Es ella, Elyn:


Sí, es una guitarra. Corrección: es mi guitarra XD Para verla más grande, haced click en la foto.

La tengo desde la primavera de 2004. Me enamoré de ella a primera vista, casi... Bueno, sólo hay que decir que me pateé todas las tiendas de música de Madrid (o casi) buscando una guitarra de nivel medio, ya que tenía unas ganas inmensas de aprender a tocarla.

Y la encontré en una tienda fantástica que, tristemente, ha cerrado hace poco. Yo por aquel entonces no sabía apenas tocar la guitarra, así que no la probé en la tienda, me dejé aconsejar por el vendedor, que fue el que hizo una pequeña demostración de cómo sonaba... Y me enamoré, tal cual... Así que pocos días después fui a por ella.

Teniendo en cuenta que mis conocimientos por aquel entonces eran muy básicos, llegó un momento en el que me pudo la pereza y casi me di por vencida (el que quieran hacerte tomar por deber lo que en principio es un hobby también influye para esto), así que prácticamente dejé de sacarla de su funda, salvo de vez en cuando, a lo mejor en Semana Santa o en verano o en Navidades, cuando tenía unos días libres, entonces a lo mejor la sacaba, rasgaba los cuatro acordes que conocía, trataba de tocar las dos canciones que me sabía y volvía a guardarla hasta el momento en el que me volviera a acordar de ella.

Pero eso cambió... No recuerdo muy bien cuándo fue... Creo que el Septiembre pasado, para desahogarme un poco de los exámenes, volví a descolgar la funda, volví a sacar la guitarra y volví a ponerme a tocarla... Lo poco que sabía, aquellos cuatro acordes, aquellas dos canciones... Pero esta vez fue diferente.

Esta vez no me contenté con volverla a guardar y olvidarme de ella hasta que un día se me ocurriera cogerla de nuevo, sino que esta vez me propuse que iba a ser la buena, me propuse que, al fin, era el momento de aprender a tocarla de verdad.

Sobre mi aprendizaje, he de decir que la primera vez que cogí una guitarra fue a comienzos del 2003, y la persona que me daba clases solía alucinar con la rapidez con la que conseguía aprender lo que me enseñaba. Por esta época yo no tenía una guitarra propia, sino que usaba la suya.

Esta persona desapareció, así que me quedé sin profesor... Y sin guitarra... Pero con las mismas ganas de aprender...

Aproximadamente un año después apareció Elyn... Pero entre la práctica que había perdido en este tiempo y teniendo en cuenta que me tocaba ser autodidacta, mis progresos eran mucho más lentos. Esto fue lo que hizo que la pereza y la frustración hicieran acto de presencia y me hicieran abandonar casi todo intento.

Ahora vuelve a ser todo diferente... En este tiempo (en el que no he podido tocarla todo lo que quisiera...), he vuelto a coger bastante agilidad, he vuelto a ser capaz de cantar y tocar al mismo tiempo, he vuelto a ser capaz de cambiar los acordes sin tener que mirar al mástil continuamente, he vuelto a ser capaz de colocar los acordes con "cejilla" otra vez (bueno, esto falta por perfeccionarlo todavía XD)... Y, lo que más me llama la atención, aunque hagan semanas desde la última vez que la hubiera tocado a la siguiente, no pierdo lo que ya tenía... Sino que muchas veces después de ese tiempo de descanso es cuando logro hacer algo que se me resistiera...

No, no soy una gran guitarrista todavía. No hago ninguna "virguería". No soy ni una Knopfler ni una Tárrega ni nada parecido. Pero vamos mejorando, que es lo importante.

Así que, teniendo en cuenta que cada vez voy intimando más con ella, cada vez se está convirtiendo más en mi confidente, en mi amiga, en mi compañera, etc., decidí recientemente ponerle nombre... Y, entre las distintas alternativas, la que más me convenció fue éste con el que os la he presentado.

Elyn.

¿Por qué ese nombre?

Básicamente porque pensé en llamarla Ibáñez, en honor a Paco Ibáñez, mítico cantautor que demostró que a veces una guitarra es la más peligrosa de las armas. Pero llamar así a una guitarra de otra marca, me pareció bastante irónico y lo deseché XD

Y de las demás alternativas, ninguno me convenció como éste.

Lo saqué de uno de mis libros favoritos, "La maldición del dragón" de Dennis L. McKiernan.

El personaje que lleva este nombre en esa novela es una doncella guerrera de cabello cobrizo y ojos verdes, cuya personalidad tiene dos vertientes. Por un lado es valiente, orgullosa, decidida y dura, pero por el otro es sensible, sincera, no le importa rectificar cuando se equivoca, cumple lo que promete y se le coge cariño.

Para mí, extrapolándola bastante, esta descripción se podría aplicar a mi guitarra.

Quizás llame Thork a uno de mis tin whistles en honor al otro personaje principal de este libro, ahora que lo pienso... Besos!!

2 personas salieron a descubierto.

  1. Ya estás tardando en colgar un clip tuyo (si no un video, por lo menos si el audio)

    ResponderEliminar
  2. Uys, espérate a que haya mejorado un poquito más... Que no quiero dejar a la gente sin tímpanos tan pronto XD Besitos!!

    ResponderEliminar

No te escondas.