jueves, 22 de julio de 2010

A la caza del unicornio

Hace ya unas cuantas entradas (en ésta, exactamente) hablé sobre esos libros que lees una vez y luego no eres capaz de encontrarlos.

En esa entrada os comenté que llevaba muchos años buscando una obrita de teatro que leí de niña en la biblioteca de mi pueblo, de la que sólo recordaba el título y el final de la historia (el autor lo averigüé buscando información sobre la obra). Se trata de "La doncella y el unicornio", de Santiago R. Santerbás.

 

Pues bien, tenía pensado hacerme el carnet de lectura de la Biblioteca Nacional, porque sé que allí lo tienen, ya que me pilla de paso para ir a la Uni, pero por unas cosas y otras no me lo he hecho aún.

Hace unas semanas encontré una librería por Internet que tiene un servicio de búsqueda de libros descatalogados. Se rellenan los campos de "título", "autor", "editorial", etc., cuantos más datos se faciliten, imagino que más sencillo le resulta a la gente que lleva esta tienda. Les das tu dirección de e-mail y si lo encuentran, te escriben para decirte el precio y demás, y si estás interesado haces la transacción y listo.

Bien, hace unas semanas decidí probar en esta librería y, si sonaba la flauta, genial. Y sonó.

Ya lo tengo en casa. Me lo he leído en 10 minutos. Ha vuelto a encantarme tanto como la primera vez que lo leí. No quiero contar nada, porque con lo cortito que es, os contaría toda la historia y los que no soportan los "spoilers" me matarían lenta y dolorosamente XD Simplemente, si tenéis la oportunidad de echarle un ojo, os recomiendo que lo hagáis.

¿Y a vosotros? ¿Qué libros de vuestra infancia os marcaron? ¿Hay algún libro que leísteis hace tiempo y andáis buscando o que habéis reencontrado recientemente? Besos!!

8 personas salieron a descubierto.

  1. Yo de muy pequeño leí uno llamado "La silla mágica" o alguna movida así... y recuerdo que me encantó, pero he olvidado la historia. Sólo sé que era una silla que tenía alas en las patas. Yo era un renacuajo y lo que más me gustaba leer eran cuentos fantásticos... También me encantaban los cómics de Mortadelo (siempre me parecieron geniales), Rompetechos, Astérix, etc. Lo normal, vamos XD

    ResponderEliminar
  2. Creo que he encontrado el título exacto... "Las aventuras de la silla de los deseos", de Enid Blyton... De esta mujer sólo conocía los libros de Los cinco y de Los siete secretos... Besito!!

    ResponderEliminar
  3. Yo me autorregalé El Principito por mi 21º (vigésimo primero, que no veintiunavo) cumpleaños. No tiene mérito, porque es un libro fácil de encontrar y dudo que en algún momento llegue a estar descatalogado, pero me hizo mucha ilusión, sobre todo cuando me lo dieron envuelto :D

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que finalmente lo encontrases :)

    Yo ahora mismo no recuerdo ningún libro que me marcara y no haya podido volver a encontrar, pero tuve la suerte de leer mucho de niña y ahora sigo disfrutando.

    ResponderEliminar
  5. Yo siempre he tenido la manía de leer ladrillos. De petaco saqué de la biblioteca (ante la mirada de estupefacción de la gente que me decía si yo iba a poder con "eso") me leí (casi todo, algunas cosas reconozco que me las tuve que saltar y conformarme con las foticos) el tomo de Cosmos de Carl Sagan. Empecé muy bien hasta que paulatinamente empecé a no saber qué narices estaba leyendo, aunque seguí por cabezonería xD. Ahora que se supone que tengo nivel pa eso, me gustaría volver a leerlo.

    ResponderEliminar
  6. Laura, "El principito" es precioso :-D Yo lo leí también de cría y lo releí el año pasado... Y cambia mucho la percepción de la historia con el paso de los años...

    Mageles, gracias!! Es lo bueno de descubrir desde niños el placer de la lectura... :-D

    Míster, no conozco ese tomo, pero todo el tema de la astronomía es apasionante :-D Besitos!!!!

    ResponderEliminar
  7. Ostras que si cambia. Es de los pocos libros que hay que leer obligatoriamente dos veces. Y seguro que, si lo leemos dentro de unos años, la historia volverá a cambiar.

    ResponderEliminar

No te escondas.