sábado, 2 de abril de 2011

Doy gracias porque no soy impresionable...

Se ve que todos los años a finales de Marzo/principios de Abril me toca vivir al menos una escena chocante.

En 2009 fueron éstas: En mis tiempos no pasaban estas cosas...

En 2010 fue ésta: Te agradecería que no me discriminaras...

Este año creo que nos estamos superando. Os cuento.

Yo voy a la Universidad por la tarde y para llegar a ella cojo un par de trenes.

Bien, hoy salí de casa con la sonrisa puesta (XD), y cogí el primero de esos trenes, sentándome en uno de los últimos grupos de 4 asientos del vagón, al lado de la ventana. Cosa rara, hoy no he ido leyendo, sino que me apetecía simplemente escuchar música mientras miraba por la ventana. No sé si ha sido una o dos estaciones más tarde ha subido un hombre de entre 50 y 60 años (aproximadamente), que se ha sentado en el mismo grupo de 4 asientos que yo, enfrente mía, pero al lado del pasillo (es decir, que estábamos en diagonal).

Hasta aquí todo bien, ¿no? Yo seguía concentrada en la música y mirando el paisaje... Hasta que en el reflejo del cristal vi que el hombre hacía unos movimientos raros... En el siguiente túnel el reflejo fue más claro y ya salí de dudas... El ¿buen? hombre se estaba dando un homenaje a través de la tela del pantalón.

Yuju.

La pregunta es, ¿qué hay que hacer en estos casos? ¿Hacer como si nada? ¿Le llamas la atención? ¿Te largas? ¿Hay un protocolo de actuación?

En fin, yo, que quizás a veces tienda a ser demasiado prudente, decidí hacer como si nada, al menos temporalmente... Y más cuando una señora se sentó a mi lado, que entonces pensé que el hombre pararía...

Pero no ha sido así.

No, el hombre en vez de eso, se ha cambiado al asiento de al lado de la ventana (es decir, justo enfrente mía), y ha seguido dándose el homenaje...

Yuju por dos.

Un par de estaciones más tarde, en otro túnel, el reflejo ha vuelto a aclararse.

No sé en qué momento había sacado su miembro del pantalón y, simplemente medio cubriéndose con la chaqueta que llevaba en el brazo, había seguido a lo suyo (medio cubriéndose porque sólo impedía que le viéramos mirándole de frente o desde el pasillo, pero a través del reflejo del cristal se veía todo, vamos).

 ¿Yuju?

En este momento ya he decidido que había tenido bastante exhibicionismo por un día, que, dentro de lo malo e incívico, una cosa es que no haya nadie justo delante de ti y lo hagas por dentro del pantalón, que si "escupe" sólo te manchas tú, otra cosa es tener que verlo en primer plano, así que antes de que el tema fuera a mayores, me he cambiado de vagón.

En serio, a ver, gente... ¿Dónde quedó el decoro? O, si no ya decoro, ¿dónde quedó la vergüenza? ¿Dónde quedó el respeto? Ya no el respeto a los demás, sino, aunque sólo fuera ése, el respeto a sí mismo.

Yo lo único que sé es que agradezco no haber ido leyendo (porque en ese caso no me habría dado cuenta de nada) y no ser demasiado impresionable... Pero no tengo muchas más palabras para expresar el sentimiento de incredulidad que me embargó.

Ni siquiera me salen las palabras para soltar un discurso sobre civismo, ética, sentido común, respeto, etc., pero creo que os podréis imaginar qué diría...

Sigo flipando con la fauna... Besos!

15 personas salieron a descubierto.

  1. Jajajajajajaajajajajaja. Eso te pasa por no medir medio metro más.

    A mí me pasa eso y te garantizo que se va a casa como el fantasma de los ojos moraos. Ese no vuelve a hacerlo ni en el baño de su casa.

    ResponderEliminar
  2. Yo en tu lugar tampoco habría sabido cómo reaccionar. Porque claro, tienes la extraña manía de ir a la universidad sin tijeras de podar, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  3. Lo de las tijeras de podar me ha encantado xD

    ResponderEliminar
  4. Yo me levanto y me cambio de asiento...en caso de que me siga,le grito un: las pajas se las hace en casa!!!! alucinante...

    ResponderEliminar
  5. Yo ni me espero a que se ponga a la faena como si estuviera en su casa, me levanto y me largo a la primera oportunidad y que se quede solo "con sus cosas".

    ResponderEliminar
  6. Impresionante... creo que hubiera reaccionado igual que tu... aunque no se si le hubiera dicho algo antes de irme jajaja

    ResponderEliminar
  7. Buf, la de cosas que pasan por el mundo...
    Yo creo que me habría levantado y me habría cambiado de asiento a la primera oportunidad. Que esas cosas se hacen en casa hombre!!

    ResponderEliminar
  8. Sí, hay un protocolo de actuación que consiste en no hacer guarradas (varias, sean las que sean) mientras hay gente delante. Pero si tenemos en cuenta que él ya perdió el protocolo, yo tiraría por estos dos caminos (según el día): llamarle guarro en su cara (aunque si hace eso ya sé que carece de vergüenza, con lo cual lo serviría de nada) o largarme. Para que luego digan que siempre somos los jóvenes los maleducados y los irrespetuosos… :S

    PD: De todas maneras, ¿queda alguien impresionable hoy en día? Porque viendo lo que se ve y escuchando lo que se escucha… :S

    ResponderEliminar
  9. Perdonadme por tardar en contestaros.

    Tomo nota de todas las sugerencias XD (Mención especial la de las tijeras de podar XD). Besos!!!!

    ResponderEliminar
  10. Mira, sinceramente, no sé cómo podéis vivir en la ciudad...

    Sé que suena a típica frase de paleto de campo, pero esto en los pueblos no pasa.

    Una noche iba yo en un cercanías del sur (en Madrid) y vi exactamente la misma escena (a lo mejor era el mismo notas xD) además lo pasé mal porque iba con mi novia y, ¿a qué tiene que ver ella semejantes asquerosidades?

    Esa noche vi en el tren otras cosas grotescas que reforzaron la imagen decadente que tengo de Madrid... pero no las digo porque van para un cuento y además no quiero hacerme pesado xD.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Por cierto, la primera entrada que enlazas, ya decía yo que me sonaba de algo, y es que es la que me trajo por aquí desde Google xD. No sabía yo que había llovido tanto.

    Perdón por el doble comentario, ¡saludos!

    ResponderEliminar
  12. A mí no me parece frase de paleto de pueblo, es que es verdad que en los pueblos esto no pasa...

    Jobar, pues no sé si sería el mismo, porque el mío también era un cercanías del Sur... Aunque imagino que habrá más de uno y más de dos pavos de este estilo...

    Sobre otras escenas vistas en el tren, yo lo que estoy viendo últimamente cada vez más es a la chiquillería que va de botellón sirviéndose las primeras copas... (Y yo que me pregunto dónde están los vigilantes a ciertas horas que son más peliagudas).

    Impaciente por leer ese cuento estoy :-D

    No te preocupes ni por parecer pesado ni por el doble comentario, jo, que llevas dos años comentando por aquí, leches, a ti se te permite XD Besos!!!

    ResponderEliminar
  13. ¿Que en los pueblos no pasa? Pues yo he visto escenas parecidas en TRES pueblos. Uno en un bus, otro delante de un muro (pero ni disimulaba ni nada) y una tía con un tío EN MEDIO DE LA PLAZA. Y con público. Eso de que en los pueblos no pasa... xD

    Yo en la última, en la de la "parejita feliz" me quedé pensando si no era una cámara oculta porque lo estaba flipando. Y miraba para todos lados a ver si me decían que sí, que era una cámara oculta. :S No eran jovencitos precisamente, pasaban los 50 con total seguridad :S

    ResponderEliminar
  14. Debes visitar unos pueblos de lo más extraño... vamos, en mi pueblo aparecen unos señores de 50 tacos haciéndose pajas en medio de la plaza y se arma un escándalo monumental.

    ResponderEliminar
  15. Yo lo único que sé es que de vez en cuando se ve una fauna... Besitos!!!

    ResponderEliminar

No te escondas.