lunes, 16 de junio de 2008

Cuando la corrección política raya el ridículo...

Imagino que ya es de dominio popular la expresión de "miembros y miembras" que soltó la ministra de Igualdad dándole una buena patada al diccionario...

Es cierto que de un tiempo a esta parte parece que estemos ante una carrera de ver quién da una nueva vuelta de tuerca a aquello de la paridad o de la "igualdad" (Después explicaré las comillas).

Hace un par de años ya en mi ciudad empezaron a instalar las típicas señales de "paso de peatones" con una figura femenina, luego pusieron los semáforos "travestis" (por favor, no lo digo en tono peyorativo, es simplemente que cuando está iluminada la figura hay algunas de las bombillas que son intermitentes, con lo cual en un segundo se ve la figura normal de todos los semáforos y al siguiente se ve esa misma figura con pelo largo y falda... Pero toda opción es respetable y no seré yo quien la censure, que nadie se ofenda).

Luego empezaron a determinar nuevas formas de lenguaje, por las cuales ahora se ve que hay que recalcar siempre que el orador se dirige a un público "mixto"...

Sinceramente, me parece de un "feminismo" mal entendido, me parece que han sacado todo de contexto... Y eso que yo no soy una feminista radical ni nada parecido...

Vayamos por partes.

Las mujeres, al menos hasta donde llega mi entendimiento, siempre hemos buscado la igualdad, es cierto... Pero, ¿qué clase de igualdad? Mejor dicho, ¿qué clase de igualdad es la que nos ofrecen y qué clase de igualdad estamos dispuestas a aceptar?

Porque, ¿qué clase de igualdad es aquella que se basa únicamente en denominaciones o en iconos?

Sinceramente, a mí se me revolvió todo por dentro cuando, con el tema de las señales de los pasos de cebra en mi ciudad, una señora dijo algo así como que estaba muy contenta porque por fin nos ponían a las mujeres en nuestro sitio.

¿¿¿Nuestro sitio???

Yo no sé qué concepto tendrá de sí misma (o del género femenino) esa buena mujer... Pero lo que soy yo no creo que nuestro sitio sea una señal de tráfico... ¿O es que las mujeres somos una caricatura?

Tampoco creo que nuestro sitio sea simplemente una palabra más en la frase... Es cierto que para hablar en "genérico" en español se usa el masculino... Bien... ¿Y qué? ¿Tan importante es ese detalle? Para eso, hablemos en inglés, que no tienen ese problema (salvo excepciones como ocurre en las palabras "policeman/policewoman", pero por regla general sus nombres, adjetivos, etc. no distinguen entre femenino o masculino).

Para mí son simples artimañas para distraernos del verdadero objetivo o para decirnos "mirad, habéis conseguido ya esto, ¿podéis quedaros tranquilas y callaros un ratito?"... ¿Así cómo vamos a llegar a una igualdad efectiva?

Porque a mí, para ser sinceros, me importa más bien poco qué dibujo pongan en una señal de tráfico o que se dirijan a mí con un genérico masculino cuando estoy en un grupo mixto...

A mí lo que me importa es tener los mismos derechos reales que cualquier hombre, que se me reconozca mi trabajo igual que a un hombre que haga el mismo que yo, que se me pague el mismo salario que a un hombre por la misma tarea, que no me miren de distinta forma que a un hombre... Porque antes que mujeres u hombres, que yo sepa, somos personas.

Ésa es la verdadera lucha que desde las sufragistas de siglos anteriores (que seguro que si están viendo todo esto, estarán revolviéndose en sus tumbas) hemos venido librando las mujeres, no la que nos quieren vender desde diversos colectivos... Y más tontas somos nosotras cuando con eso nos damos por contentas.

Es como si nos dan miguitas de pan cuando estamos pidiendo una napolitana de crema... Sí, tiene algo de relación, pero no es lo mismo ni de lejos...

También me hace gracia la otra cara de la moneda, por la cual, por ejemplo, los anuncios son políticamente correctos con las mujeres, sin hacer excesivo chiste de los tópicos "machistas", porque entonces todas saltamos... Y sin embargo, no pasa nada porque un anuncio haga chiste sobre las capacidades de un hombre para hacer dos cosas a la vez... ¿No es irónico?

Al igual que tampoco entiendo el tema de la paridad en el trabajo... Es decir, ¿por ley van a tener que coger a una chica que a lo mejor no lo vale para llegar al número exigido de mujeres y a lo mejor van a tener que dejar fuera a un chico que realmente vale? En serio, yo no quiero estos "regalos", yo quiero que se me reconozca exactamente como merezco. Ni más ni menos.

Menos demagogia barata por todos lados y más solucionar los verdaderos problemas, que falta hace. Un poquito más de humor también vendría bien a veces... Besos!

2 personas salieron a descubierto.

  1. Realmente, siento una mezcla de esperanza y sorpresa ante esta entrada, escrita por una mujer. Porque lo que suelo ver, son actitudes prepotentes y desconsideradas por parte de mujeres que apoyan que el fin justique los medios, aun pisando los derechos de hombres jóvenes que lo único que hemos hecho ha sido heredar una situación de la que, como individuos, no somos responsables.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido, anónimo :-) La verdad es que esa postura que tú comentas, la de la prepotencia y la desconsideración, es bastante común (he tenido más de un debate con alguna que otra amiga por mi forma de pensar, no te creas XD). Pero no entiendo que haya que "ayudar" a un colectivo perjudicando a otro... Y ni siquiera es "ayudar", porque el problema de base sigue estando ahí, sin que nadie lo solucione... Besos!!

    ResponderEliminar

No te escondas.